Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

devo navidad2018¿Sabías que la Navidad se celebra desde el año 336, durante el reinado del primer emperador cristiano, Constantino? Si bien no hemos vivido durante tanto tiempo, el mensaje de Navidad puede convertirse en algo que estamos tan acostumbrados que pierde su significado. La familiaridad, como dicen, engendra desprecio, y si no es desprecio, entonces ciertamente complacencia.

Cuando nos familiarizamos demasiado, estamos acostumbrados a algo, podemos olvidarnos fácilmente de su valor. Un ejemplo trivial: cuando consigo un nuevo par de lentes, tengo mucho cuidado con ellos. Me los quito suavemente. Me aseguro de que estén bien limpios. Me los quito para hacer deporte. Sin embargo, unos meses después, los arrojo a mi mesita de noche de cualquier manera. Yo no los limpio. Soy descuidado con ellos, a pesar de que todavía los necesito y aún valen lo que valían cuando los compré.

Ese es el peligro, ¿no es así? Pasamos de querer algo, a volvernos complacientes, a ser finalmente descuidados. Podría estar bien hacer esto con un par de gafas, pero ¿qué pasa cuando adoptamos esta actitud en nuestras relaciones? Esta disminución de valor puede encontrar su camino en nuestros matrimonios, nuestra paternidad y en nuestra relación con Dios. Es una pendiente sutil pero resbaladiza.

Y le pasa a la navidad también. Lo que comenzó como "¡buenas noticias de gran gozo!" (Lucas 2:10) se convierte en "¡Oh, no, ya?". La maravilla del bebé, "Emmanuel": Dios, literalmente, aquí con nosotros, se convierte en algo a lo que nos acostumbramos (y luego) en algo que incluso nos quejamos.

Incluso mientras pensaba en ideas para este artículo, me preguntaba qué cosa nueva tenía que decir sobre la Navidad hasta que me di cuenta de algo. La belleza y el poder de la Navidad es que no es algo nuevo. Todos sabemos lo que sucede en diciembre, lo que se celebra el día 25, cuál es el significado de la Navidad. Muchos de nosotros nos habremos sentado en innumerables servicios de villancicos y escuchado docenas de mensajes de Navidad. ¡Hemos leído el libro, visto la película y conseguimos la camiseta!

No necesito pensar en algo nuevo y especial que decir sobre la Navidad porque el poder está en la familiaridad de la Navidad. En un mundo cada vez más lleno de incertidumbre, agitación y preocupación, los momentos sólidos y consistentes de la Navidad son una fuerza fundamental para nosotros, no solo por el mensaje de Navidad. Nace el bebé. El Salvador está aquí. El plan está en marcha, el juego redentor está en marcha.

Si eres una persona de árboles y luces en noviembre o si la Navidad no es algo que disfrutes particularmente, necesitamos, más que nunca, una temporada de alegría. Los anuncios de Navidad no están desactualizados o necesitan una actualización. Pueden estar familiarizados, pero no podemos descuidarlos porque son la esperanza del mundo.

Necesitamos escuchar que puede haber paz. La paz con Dios es posible, porque Jesús ha venido. La paz con nuestro prójimo es posible, porque Jesús ha venido.

Necesitamos escuchar que Dios no nos ha olvidado o nos ha dejado a nuestros propios dispositivos pecaminosos. Navidad es el momento de recordar y regocijarse. Él ha entrado en nuestro lío, nacido en un establo. La salvación está aquí, porque Jesús ha venido.

Necesitamos escuchar el mensaje de alegría. A medida que la depresión y la ansiedad se apoderan de las naciones, la alegre canción de los ángeles debe escucharse de nuestros labios. Alegría al mundo, porque Jesús ha venido.

Necesitamos escuchar el mensaje de esperanza. Estamos bombardeados con notificaciones durante todo el día, muchas de ellas malas noticias. Nuestras fuentes de medios sociales son caldo de cultivo para la comparación, las malas noticias y el desacuerdo. La unidad es posible, porque Jesús ha venido.

Este año, y cada año, tenemos una oportunidad y una opción. Podemos echar un vistazo rápido al verdadero significado de la Navidad, mientras nos ocupamos de las innumerables cosas que deben hacerse. Podemos ir a los servicios de Navidad, cantar canciones familiares y escuchar sermones familiares. Podemos disfrutar de las muchas alegrías de la temporada navideña: comida, amistad, familia, bebidas de temporada y un fantástico programa de televisión. Estas cosas están bien. Pero también podemos permitir que esta Navidad, con toda su familiaridad con aroma a canela, sea un momento que nos moleste. Un tiempo que nos da lo que necesitamos para sanar de los tiempos difíciles de 2018 y un tiempo que nos da esperanza y alegría para 2019.

Escrito por Fin Sheridan para CBN

 

  • CBN México

    Llámanos al: +1 800-757-5700

    EN FACEBOOK
  • CBN Guatemala

    Llámanos al: (502) 2208-3700

    EN FACEBOOK
  • CBN Costa Rica

    Llámanos al: (506) 2257-2255

    EN FACEBOOK
  • CBN Perú

    Llámanos al: 0800-1-2626

    EN FACEBOOK
  • CBN Ecuador

    Llámanos al: (593) 52-753420

    EN FACEBOOK
  • CBN en USA

    Llámanos al: 1-800-265-0509 o al 1-800-333-2582

    CBN.com
  • CBN Panamá

    Llámanos al: (507) 261-9728

    EN FACEBOOK
  • CBN Colombia

    Llámanos al: (571) 619-9331

    EN FACEBOOK
  • CBN Latino

    Escribe al Whatsapp: +506 7211-5970

    EN FACEBOOK
Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo