¡Contáctanos!

Nuestros Centros de Oración en América Latina y Estados Unidos ofrecen, a través de la línea telefónica y otros medios de comunicación, consejo y oración sobre temas relacionados con familia, drogas, dependencia, depresión y otras circunstancias particulares. Si deseas hablar con alguien o simplemente que oremos por ti, ¡Contáctanos!

Email

consejeria@cbnla.com

WhatsApp

+506 7211-5970

spacer fp

Unete por America

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

devo valorDesde el momento en que nacemos, estamos rodeados de todo tipo de líderes. Puede estar siendo llevado hacia lo seguro o hacia lo inseguro, usted no puede evitarlo. Algunos líderes son puestos sobre nosotros - nuestros padres por ejemplo. Algunos los podemos elegir: la iglesia a la que elegimos asistir a menudo puede ser un reflejo de nuestros sentimientos acerca del pastor / ancianos. Otros líderes vienen como parte de un paquete con otra opción que hemos hecho: un trabajo en particular tal vez.

Una de las mayores mentiras que la sociedad ha creído es que cuanto más arriba alguien está en el organigrama, más valiosos son. Mientras que el liderazgo es realmente importante, a menudo podemos pensar que la posición que alguien tiene determina el valor que tienen como ser humano.

Esta mentira existe incluso en la iglesia. Somos culpables de aquello llamado "maravillas del escenario"; creyendo que aquellos que tienen un rol público (pastores, líderes de adoración, etc.) son los que más le importan a Dios. Son los que él prefiere, mucho más que la "gente normal de la iglesia".

La iglesia de Galacia necesitaba oír esto también. Es por eso que Pablo escribe: "Ya no hay judíos ni gentiles, esclavos ni libres, hombres y mujeres. Porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús"(Gálatas 3:28). Ahora, la diversidad importa y debe ser celebrada; eso no es lo que está diciendo este versículo. Está diciendo que Jesucristo nos hace a todos uno, que el suelo al pie de la cruz está nivelado y que todos somos igualmente valiosos para Dios, por medio de Cristo.

Por lo tanto, la próxima vez que sientas que nadie se daría cuenta si te perdiste la iglesia, no apareciste, o no estabas por ahí, recuerda esto: El valor nunca viene de la posición. Viene de la persona que nos hizo, nos ama y dio su vida por nosotros.

Escrita por Fin Sheridan para CBN


Artículos relacionados