¡Contáctanos!

Nuestros Centros de Oración en América Latina y Estados Unidos ofrecen, a través de la línea telefónica y otros medios de comunicación, consejo y oración sobre temas relacionados con familia, drogas, dependencia, depresión y otras circunstancias particulares. Si deseas hablar con alguien o simplemente que oremos por ti, ¡Contáctanos!

Email

consejeria@cbnla.com

WhatsApp

+506 7211-5970

spacer fp

expocristiana2017

Unete por America

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

alegria devoRecuerdo la canción de la iglesia infantil, "La alegría del Señor es mi fuerza", y el verso de la risa cuando cantan, “Ja Ja Ja Ja Ja". Qué bendición, al oír la alegría y la risa pura no adulterada procedente de esos niños preciosos que se alegran en el Señor. Sí, la alegría del Señor es nuestra fuerza (Nehemías 8:10, NVI).

¿Pero nosotros, como adultos compartimos la alegría? ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que hemos reconocido Su alegría en nuestras propias vidas, y de qué manera se manifiesta esa alegría?

Recuerdo la historia en la Biblia, cuando el rey David regresaba el Arca de la Alianza a Jerusalén. El alegre rey David se sentía completamente lleno de la presencia del Señor que era casi imposible de contener.

"Vestido tan sólo con un efod de lino, se puso a bailar ante el Señor con gran entusiasmo. 15 Así que entre vítores y al son de cuernos de carnero, David y todo el pueblo de Israel llevaban el arca del Señor.” (2 Samuel 6: 14-15, NVI).

Se llega a decir que el rey David saltó y bailó ante el Señor. En aquellos días, la presencia del Señor, el Dios del universo, que se encontraba en un solo lugar, el Arca de la Alianza. Hoy en día, la misma presencia del Señor descansa dentro de nosotros. Oh la alegría que viene cuando reconocemos este hecho.

He visto personalmente esta alegría manifiesta cuando una persona pide humildemente a Jesús que perdone sus pecados y que entre en su corazón. He visto a la gente gritar de alegría al recibir su salvación, y alabar a Dios al salir del agua después del bautismo.

"Así mi alma se alegrará en el y se deleitará en su salvación;" (Salmo 35: 9, NVI).

Recuerdo recibir el bautismo del Espíritu Santo cuando tenía unos diecisiete años y la alegría que Él trajo a mi vida. ¡Hablé en lenguas y reí el resto de la noche!

Algunas iglesias tienen servicios de alabanza y adoración exuberante donde la gente canta, aplaude, danza, ríe, y se liberan a sí mismos para regocijarse en presencia de su Señor, independientemente de lo que puedan pensar los demás. A el Señor le gusta ver su alegría y amor por Él manifestada de esas formas. Pero Él también disfruta de la persona cuya alegría es tan profunda y personal, que se expresa en la quietud y el silencio, ya que toman el sol en su alegría, que reside profundamente dentro.

A veces, las preocupaciones de la vida nos pesan, y parecería que no se encuentra alegría es por ningún lado. Y sí, hay un tiempo para la tristeza y el dolor. Incluso el Señor Jesús lo experimentó, el lloró por Jerusalén. Pero cuando el día termina, la casa está en silencio, y te relajas en la comodidad de tu habitación, pon tus pensamientos de las preocupaciones del día a un lado y ve hacia el Señor que vive dentro de ti.

Darse cuenta de que la misma presencia de Dios, ante la que el rey David saltaba, está con usted y ha compartido este día con usted. Regocíjese, porque posee al Señor, y Él te posee. La comunicación y la comunión que tiene con el Señor es su tesoro secreto. Nadie puede entender o compartir en la intimidad que es suya y de Él nada más. El carácter sagrado de este tesoro, la presencia de Dios en y con usted, es su fuente de alegría y fuerza. Esta no es la alegría como el mundo la conoce, pero es el tipo de alegría que sólo viene de Dios a través del Espíritu Santo, "gozo inefable y glorioso" (I Pedro 1: 8 NVI).

No dejes que nadie robe tu alegría. Jesús dijo: "Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa" (Juan 15:11, NVI)

Es su voluntad que usted viva y respire en el desborde de alegría que viene de Él. Reconocer y alentar su presencia en medio de nosotros en Palabra y en Espíritu para que la alegría, su gozo en ti, se convierte en un estilo de vida. El apóstol Pablo escribió:

"En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad" (Gálatas 5:22, NVI).

Permitir que el fruto de la alegría crezca y se manifieste en su vida. Su gozo en el Señor es su gran fuente de fuerza, y ninguna mala noticia, circunstancia o persona puede llevarlo lejos de usted.

"¡Alégrense, ustedes los justos; regocíjense en el Señor! ¡Canten todos ustedes, los rectos de corazón!"(Salmo 32:11, NTV)

¿Puede Dios cambiar tu vida?
Dios ha hecho posible para ti que le conozcas y experimentes un cambio increíble en tu propia vida. Descubre cómo puedes encontrar la paz con Dios. También nos puedes enviar tus peticiones de oración.